• Slide Pintora
“El sentido es la capacidad de ver, lo que se siente, aunque a veces se lo nombra el Sin Sentido. Trato de pintar lo que se percibe, y de plasmar mi escucha en una tela, ese Sin Sentido, ese Saber no Sabido, que brota desde el Inconsciente.“
separador Elisa Levame

A pesar de tener predilección por las artes, inició su formación como Perito Mercantil, período en el que descubrió su necesidad de expresarse a través del arte, motivo por el que decide estudiar en la Escuela Municipal Bellas Artes de Rosario desde 1967 hasta 1971. Tiempo en el que realizó diversos talleres particulares junto a destacados docentes como Marcelo Dasso, Pedro Giacaglia, Hugo Padelletti o el ingeniero Juan Vigilante, y así complementar sus estudios artísticos.
Su interés por las artes no fue la única faceta a la que se dedicó Elisa. Expresar todo aquello que surgía en su interior, y plasmarlo en un lienzo le causó una gran inquietud por entender la psique humana, des-cifrar lo que se oculta en el subconsciente del individuo. Dispuesta a des-cubrir esta área de conocimiento, ingresa en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) para iniciar su carrera en Psicología, la cual finaliza en 1993.

Todos sus años de estudios en la UNR consiguen cultivar su perfil profesional, adquiere una serie de conocimientos que la capacitan para ejercer como psicóloga en la ciudad de Rosario. Una etapa en la que descubre de forma práctica las posibilidades de introducirse en el subconsciente de las personas para aliviar y liberar sus mentes.
Desde ese momento, con un perfil profesional definido, continúa sus estudios psicológicos especializándose en Trastornos Emocionales, una rama que conecta con la expresión artística de emociones y sentimientos a través de la pintura. Una conexión que será clave para las obras de la artista.

“El significado del significante, esa riqueza que brota de nuestra autonomía psíquica, tan rica e inexplorable. Por eso me gusta la pintura surrealista…y la autonomía psíquica….”

El entorno universitario le anima a compartir sus conocimientos, razón por la que asume un nuevo rol: profesora adjunta en la universidad donde se formó, impartiendo la materia de Cátedra Individual I.
Al mismo tiempo, Elisa toma la decisión de fundar La Pequeña Casa un proyecto que siempre quiso llevar a cabo desde el primer momento en el que mostró interés en la psicología. Un instituto médico para niños y adolescentes con problemas, un lugar donde ella se encargaba de tratar a la familia desde un punto de vista psicológico, y así tratar la carga psíquica que acarreaban ese tipo de enfermedades en el seno familiar.

La necesidad de un cambio, irrumpe en su vida cuando abandona su ciudad natal, para mudarse a la Ciudad de Mar del Plata, en Buenos Aires. Allí continúa su labor como psicoanalista en su consultorio particular, y no deja atrás su faceta como docente impartiendo clase en el Instituto IERES y Days School.
Como especialista, realiza varias colaboraciones en revistas centradas en la medicina, como el magazine de la obra social OSDE; donde plantea una serie de artículos sobre trastornos, fobias…y diversos temas psicológicos que ponen de manifiesto su capacidad como profesional.
Su curiosidad innata, que define su personalidad, no le permite dejar de lado su propia formación, por lo que en 1998 se matricula en la Universidad Austral. Motivada por su interés en la Gestión Hospitalaria y el valor de la psicología en esos “ambientes fríos” tal y como ella define, destaca como alumna.

Durante toda su trayectoria tuvo en su mano un pincel para plasmar sus impresiones en un lienzo, una actividad que siempre hizo para ella misma. Sin embargo, su círculo más cercano siempre la animó a que hiciera pública su veta artística. Obras con historias acerca de las luces y sombras que siempre ha visto en sus sesiones, reflejos del Inconsciente que han ido aflorando desde el diván.

“Pintar para mi es volar, mis manos se convierten en pinceles, que solo hacen caso a mi imaginación, nunca dejé de pintar, pinté para adentro, tratando de plasmar el Inconsciente. La despoblación de la personalidad, una forma distinta de mirar nuestro universo, el supuesto Yo.”

Gracias al apoyo de sus más allegados, perdió su recelo a presentar sus piezas, y se propuso participar en varios certámenes artísticos, como en de 1974 de la Escuela Manuel Musto (Rosario) en el cual logró hacerse con el primer premio, o la Bienal de Buenos Aires en 1977.

De forma más activa desde 2010, año en el que deja su consultorio y las cátedras para centrarse en pintar y escribir, comienza a pintar con el objetivo de mostrar al público su arte, basado en su percepción psicológica de las realidades que le ha tocado vivir. Una reciente etapa en la que evoluciona su potencial artístico y sus ganas de exponer. Así, participa en el Concurso de la Legislatura Porteña en 2015 o en la exposición Sofitel Cardales en 2016. En la actualidad su meta es trascender las fronteras conectando su obra con el mundo, el subconsciente con el “individuo” y su realidad.

– Elisa Levame

Logo

Logo firma Elisa Levame Bauzas